Insólito! Prohiben por ley la realización del diagnóstico de la Enfermedad de Chagas en los Exámenes de Ingreso

La nueva ley 26281 sancionada el 8 de agosto de 2007 y publicada en el Boletín Oficial el 4 de setiembre que a su vez “pretende” ser la ley de prevención y control de todas las formas de transmisión de la Enfermedad de Chagas, prohibe en su artículo 5to. realizar reacciones serológicas para determinar la infección chagásica a los aspirantes a cualquier tipo de empleo o actividad. Con lo cual hecha por tierra lo que dice en sus considerandos de querer actuar realizando prevención, ya que le quita a la Medicina del Trabajo, la posibilidad de hacerla.

Análisis médico preventivo

1.1. El empleado
El empleado al que se pretende defender, es discriminado doblemente por esta ley. Primero por que le están quitando la posibilidad de conocer su patología para actuar en forma preventiva antes de entrar a trabajar, aunque en la letra de la misma se pretenda lo contrario.

Y segundo, porque no hay que olvidar que ésta es una patología que está considerada Enfermedad Profesional, lo que significa en tal caso que la ART, debe correr con todos los gastos. Pero es el individuo quien debe demostrar que contrajo la Enfermedad de Chagas en el transcurso de su trabajo. Entonces, ¿Cómo va a demostrar el empleado que contrajo la enfermedad en el trabajo, si no le dejan realizar el examen de serología antes de ingresar?.

Como se verá esto es una incongruencia, el individuo no lo podrá demostrar y de esa manera las únicas beneficiadas con este tema serán la ART, que ya sabemos como actúan con las pretendidas “existencias previas”.

Por lo que podemos apreciar entonces no se puede prohibir, por prohibir, cuando es evidente el daño que está ocasionando esta ley con ese artículo, que creo que deberá ser revisado a la luz de lo que ocurre en la realidad.

Ley 22.360 DEROGADA ”
…Art.7. Serán obligatorias las reacciones serológicas para determinar la infección chagásica, así como los exámenes complementarios que permitan el diagnóstico de enfermedades vinculables, de acuerdo a lo que establezca la autoridad sanitaria nacional.

La sola serología reactiva para la enfermedad de Chagas no podrá constituir elemento restrictivo para el ingreso al trabajo, siempre que a la fecha del examen pre-ocupacional no existan otros elementos diagnósticos clínicos, radiológicos y electrocardiográficos que indiquen disminución de la capacidad laboral. Los individuos reactivos, sin síntomas, con electrocardiograma y radiología normales y prueba de esfuerzo negativa no deberán ser restringidos en su actividad laboral.

En tanto los cardiópatas chagásicos sin cardiomegalia, con reserva cardíaca conservada al esfuerzo, que presenten: bloqueos intraventriculares avanzados, disfunción sinusal, marcapasos cardíacos definitivos o extrasistolia ventricular corregida por el tratamiento, deberían exceptuarse del trabajo físico intenso o de actividades con riesgo para terceros (aviadores, choferes, etc.).

Aquellos pacientes con arritmias refractarias, o con cardiomegalia, sin signos de insuficiencia cardíaca, sólo podrían desempeñar actividades sedentarias. La presencia de insuficiencia cardíaca clínica excluye el desempeño de cualquier actividad laboral de esfuerzo.”

1.2. El empleador
Es también discriminado por que no puede conocer el estado de salud de su futuro empleado por parte de su Médico Laboral, único capacitado para decir que tareas puede o no puede realizar. Entonces puede ocurrir que se lo mande a un trabajo no recomendable con la consiguiente responsabilidad de la parte empresaria.

1.3. El Médico Laboral
También está discriminado en su sana práctica de la Prevención de Riesgos Laborales. Debe ser la única Especialidad Médica en que le prohiben realizar por ley, lo que debe hacer en el ejercicio correcto de su profesión. Es tan absurdo como prohibir a un cardiólogo tomar la tensión arterial, o a un especialista en ORL, realizar una audiometría.

Para quien no conoce la Medicina del Trabajo, es bueno recordar que no es solamente para la realización de Control de Ausentismo en la Empresa. Si tuviéramos que designarla con una sola palabra podríamos decir que la Medicina del Trabajo, es fundamentalmente Prevención. Prevención del individuo que trabaja ante los riesgos de trabajo en determinada empresa.

También como podemos apreciar se le está haciendo una discriminación a su verdadera esencia, por que el Médico del Trabajo, debe realizar todas las reacciones y diagnósticos que le indican la Ley de Higiene y Seguridad y la Ley de Riesgos del Trabajo mas las que su libre albedrío como Médico considere que es de utilidad para relacionar la salud del postulante con el futuro puesto de trabajo.

Y así como la LRT, dice que debe realizar determinados estudios, ver Anexo I, II y III, de la Resolución 43, de dicha ley que son todos preventivos al fin mencionado y a la sana lógica profesional, no debe, no quiere, ni puede dejar de realizar este diagnóstico.

La Médico del Trabajo, ya conoce que tener serología positiva, no quiere decir que está enfermo. Es algo que en otras enfermedades se denominaría como Portador Sano. Pero sí es muy necesario saberlo para aconsejar al individuo y cotejar con otros elementos de diagnóstico como el ECG, la tensión arterial y radiografia de torax, para poder apreciar la gravedad del problema. Es sabido que los individuos que padecen Chagas, con cardiopatía hipertensiva, tienen un alto porcentaje de tener muerte súbita, entonces a esa persona no la podemos mandar a trabajar como chofer de un ómnibus de larga distancia o grandes camiones, por la gran responsabilidad que tiene con la carga que transporta y con los otros vehículos que se puede encontrar. Ese es un verdadero riesgo que se debe valorar pertinentemente.

Tampoco lo podremos poner en una empresa como chofer de un montacargas o enviar a realizar tareas de grandes riesgos en altura, como podría ser un albañil, con el riesgo cierto de caída de persona o de otros elementos en su trabajo.

Si alguna empresa o médico laboral por desconocimiento, negligencia o mala fe realiza algo incorrecto con la información de serología positiva, está incurriendo en una grave falta que además de ser una incongruencia es algo temerario y rayano en lo ilegal. De todos modos los actos incorrectos o ilegales de las personas deberán ser corregidos por la Justicia y no por la Prevención. Y por decirlo rápidamente y en cordobés básico no es posible de que “se meta a todos los Médicos del Trabajo en la misma bolsa”.

Análisis médico legal

Realmente no se comprende porque el legislador aquí, se contradice a si mismo y al espíritu de esta ley, por que en primer lugar señala en el artículo primero que se declara “de interés nacional y asignase carácter prioritario, dentro de la política nacional de salud del Ministerio de Salud, y en el marco de la estrategia de Atención Primaria de la Salud, a la prevención y control de todas las formas de transmisión de la enfermedad de Chagas, hasta su definitiva erradicación de todo el territorio nacional.”

Posteriormente señala que “a los fines de la presente ley, el Poder Ejecutivo debe desarrollar intervenciones que permitan dar respuestas preventivas y de tratamiento de índole ambiental, laboral, sanitaria, educativa y de vivienda y hábitat saludable.”

Después en su artículo quinto prohibe la realización de reacciones serológicas para determinar la infección chagásica a los aspirantes a cualquier tipo de empleo o actividad, con lo cual evidencia una contradicción importante. Quiere que se erradique la enfermedad y que se haga prevención, pero ¿prohibe la realización en los Exámenes de Ingreso?.

No debemos olvidar que en la historia de la prevención del Chagas en nuestro país, siempre hubo dos pilares importantes de lucha masiva contra la misma: Primero el Servicio Militar obligatorio, que permitía chequear a los futuros soldados a los 20 años, hoy ya sabemos que esto no existe. El segundo pilar preventivo masivo en la vida del individuo es precisamente el ingreso a trabajar, es por eso que la anterior ley, aconsejaba su realización. Y hoy queremos también dejarla sin efecto, ¿entonces de que prevención hablamos?.

El buen uso y el mal uso de las cosa

Si alguien usa un automóvil, para trasladarse de un lugar a otro, podríamos decir que está haciendo un buen uso de su auto. Pero si otra persona lo usa para salir y choca con peatones causando la muerte de los mismos, aunque sea por ignorancia o negligencia, está haciendo un mal uso de su automóvil.

De la misma manera que un buen uso de un avión es usarlo para trasladarse de un país a otro por parte de un turista, pero si ese turista además de trasladarse él, traslada drogas para su posterior venta, está haciendo un mal uso de este medio de transporte a sabiendas del mismo.

Igualmente que si un Médico realiza un aborto legal, está haciendo un buen uso de su conocimiento, pero si lo hace de forma “ilegal”, está realizando un mal uso de su capacidad profesional.
En el caso que hoy nos ocupa, un buen uso del diagnóstico de la Enfermedad de Chagas, en el exámen de ingreso, es que el Médico Laboral lo utilice para evaluar el estado de salud del ingresante, comparándolo con los otros estudios correspondientes, a los fines de aconsejarlo con el respectivo puesto de trabajo. Y un mal uso sería que por el mero hecho de que sea serológicamente positivo, se lo declare No Apto.

Pretender prohibir la realización del diagnóstico en el Exámen Médico de Ingreso, por que algunos Médicos hacen un “mal uso” de esa información, es lo mismo que prohibir el uso de los automóviles o los aviones en los casos mencionados porque hay gente que realiza un “mal uso” de los mismos.

Esta ley en este punto es tan absurda, como pretender que por ley se prohiban “los embarazos”, por que algunos obstetras o ginecólogos realizan abortos clandestinos. No resiste el menor de los análisis médico legal dentro de la Medicina del Trabajo.

Es mas es una afrenta a la Medicina del Trabajo, que es meramente preventiva y aquí el legislador a demostrado una ignorancia supina de esta especialidad y de su tarea.

La política del avestruz

Normalmente cuando alguien no quiere ver las cosas como son, vulgarmente se dice que está practicando la política del avestruz, que introduce su cabeza dentro de un agujero para no ver la realidad.

En la actualidad y en este punto en especial, creo que se está actuando de esta manera, ignorando las cosas que son reales y éste precisamente no es el camino para la Prevención de la Enfermedad de Chagas.

Enfermedad Profesional

Supongamos que un individuo entró a trabajar estando sano y después adquiere la Enfermedad de Chagas con motivo o en ocasión de su trabajo, en cuyo caso se deberá considerar Enfermedad Profesional, de acuerdo a las modificaciones del Listado de Enfermedades Profesionales, él debe demostrar que entró sano a trabajar, y si por ley le prohibimos la realización del Exámen mencionado, ¿cómo podrá demostrar que entró a trabajar estando sano?.

Como vemos estamos ante una incongruencia que está muy cerca de ser inconstitucional, (tal vez se encuentre dentro del Articulo 75 inc. 23 Constitución argentina), ya que se estaría discriminando a esta persona aún cuando por la misma ley se pretenda no discriminar.

Breve historia de la enfermedad de Chagas Mazza

1. Endemia

La Organización Mundial de la Salud considera el Chagas como "uno de los mayores flagelos de América Latina", al punto que ya es una endemia.

De acuerdo con FALCHA (Fundación Argentina de Lucha contra el Mal de Chagas) esta enfermedad es el problema sanitario más relevante de la República Argentina. Aproximadamente unos 3.000.000 de personas la padecen, de los cuales entre un 15% a un 30% de los infectados presentan lesiones cardíacas o de otros órganos, irreversibles. A principios de siglo, el Chagas afectó mayormente al interior del país - sobre todo Santiago del Estero y Chaco-, hoy, luego de las diferentes migraciones hacia la ciudad de Buenos Aires, más de un millón de infectados vive en zonas marginales del conurbano bonaerense.

2. Síntomas
La picadura del insecto raramente es visible o dolorosa y durante la fase aguda solamente los niños suelen presentar síntomas, como fiebre, hinchazón del rostro, aumento y dolor de las glándulas linfáticas. En la población adulta, la gran mayoría de los pacientes permanece asintomática y sin conocimiento de su enfermedad.

Tan solo 1% de los casos agudos se diagnostican, lo que posibilita que el parásito sea capaz de multiplicarse en el cuerpo del huésped durante años e inclusive décadas sin que el enfermo sepa que está infectado.

De allí la importancia del díagnostico preventivo, que ahora prohiben.

Las cardiopatías crónicas o disfunciones del estómago, del colon y del esófago que puede producir esta enfermedad suelen resultar irreversibles. Los pacientes se enferman cada vez más y pueden morir súbitamente por insuficiencia cardiaca.

3. Pioneros
Cuatro hombres se destacan en la causa antichagásica. Ellos son los brasileros Oswaldo Cruz, Carlos Chagas, los argentinos Salvador Mazza y Mario Fatala Chaven 1936-1962, otro argentino, joven científico mártir, ultimado por el parásito que intentaba vencer en un desigual combate de laboratorio.

3.1. Oswaldo Cruz (1872-1917)
Médico desde los 19 años contrajo nupcias con la hija de un opulento caballero portugués retirado, el cual como regalo de bodas le dio dinero para montar un laboratorio clínico en el sótano de su casa. Lo que verdaderamente ansiaba era estudiar en Europa bacteriología e higiene pública, quería descifrar el enigma de la fiebre amarilla.

Fundó un instituto de estudios que en 1907 se le dio el nombre de "Instituto Experimental Osvaldo Cruz de Patología y Seroterapia".

3.2. Chagas, Carlos Justiniano Riveiro (1879-1934)
Chagas observó con disgusto la abundancia de insectos que los lugareños llamaban barberos porque picaban en la cara, especialmente en los párpados, vivían en las chozas de los trabajadores, alimentándose de noche y escondiéndose en el día.

Allá en el monte, habitaba Carlos en un desechado vagón de ferrocarril, consultorio y laboratorio de investigación al mismo tiempo; presa de curiosidad tomó varios de esos especimenes, los disecó y en su intestino encontró los parásitos que lo inquietaron.

Respondiendo a aquél espíritu indagador, Carlos Chagas fijó primero la atención en el insecto y descubrió en sus entrañas el parásito microscópico.

Envió las muestras a los laboratorios de su maestro Oswaldo Cruz para seguir los trámites de investigación que en ese medio no podía realizar, donde confirmaron sus sospechas que le permitieron proseguir la búsqueda hasta encontrar el primer caso humano en la niña Berenice y elaborar la correlación clínica que le permitió al científico revelar a la comunidad médica mundial, el 23 de Abril de 1908, la aparición de esta enfermedad.

Para dramatizar la situación no faltó gente con envidia y mala fe que negaron su descubrimiento.

3.3. Salvador Mazza (1886-1946)
Médico argentino, fue el que propuso que esta enfermedad se denominara Enfermedad de Chagas, en honor a quien la había descubierto. Su vida puede considerarse como paradigma del investigador médico, por su consagración a la lucha. En el año 1926 ratifica los descubrimientos del Dr. Chagas, revelando que en la Argentina, la enfermedad tenía el carácter de endemia. Sus comprobaciónes fueron resistidas, al igual que las del Dr. Carlos Chagas, pero la cantidad de documentación aportada, el apoyo de otros colegas y la extraordinaria actividad desplegada superaron toda oposición.

MAZZA había conocido a CHAGAS en Alemania y estaba muy impresionado por la claridad y solidez de sus argumentos sobre la enfermedad, impulsó numerosos estudios que pronto confirmaron la presencia e importancia de esta patología en nuestros suelos. En 1925 creó, junto a otros profesionales, MEPRA (Misión de Estudios de Patología Regional Argentina) de la que fue director hasta su muerte el 9 de noviembre de 1946 en Monterrey, México, en un Congreso donde curiosamente se estaban exponiendo los adelantos en este mal.

En 1930 consiguió que le construyeran un vagón de ferrocarril y le dieran un pase libre para trasladarse por todo el país. Ahí se encontraba un laboratorio y consultorio completo, que había sido diseñado por el propio Mazza. Pasó mas de dos años realizando estudios de toda la población de nuestro país, trasladándose siempre en su vagón de ferrocarril y comprobando una y otra vez la relación existente entre la “vinchuca” y las personas que convivían con ella por su estado marginal y de pobreza.

3.4.Mario Fatala Chabén
Fue contratado en 1962 por la Dirección de Enfermedades Transmisibles. En un modesto e inhóspito laboratorio de dos habitaciones, Fatala Chabén se encargó de las técnicas de diagnóstico de la enfermedad de Chagas y de un operativo de ensayo terapéutico de un preparado nitrofuránico contra la afección. En junio de ese año, mientras trabajaba con el Tripanozoma Cruzi, contrajo la infección chagásica. El 22 de julio de 1962, a los 26 años, falleció a causa de una miocarditis aguda provocada por el mismo parásito que se había propuesto combatir. Es decir que el Chagas puede causar una vida sin problemas o una muerte fulminante por paro cardíaco si no recibe tratamiento, de allí la importancia de la prevención, por la que lucharon los científicos anteriormente mencionados.

Es por eso que es inexplicable que ahora por ley, se prohíba realizar el examen de prevención que corresponde en el Ingreso al Trabajo. Tal vez el legislador pensó en prohibir la discriminación laboral que alguien desaprensivo podría realizar con este paciente, pero en la verdadera Medicina del Trabajo, eso no ocurre, y es muy necesario su diagnóstico para poder aconsejar al individuo serológicamente positivo.

Bibliografía
- Revista Vida y Salud. Año 4, N° 169 - Semana del 28/03 al 3/04 de 2002.
- Rodríguez Leirado, Pablo. El Mal de Chagas en Argentina y América Latina
- ALCHA: Asociación Lucha contra el Mal de Chagas. Fundadora: María Brígida Penna de Antico.
- FALCHA: Fundación Arg. de Lucha contra el mal de Chagas. Premio Konex 1988
- Organización Mundial de la Salud

Distintas opiniones sobre la ley 26281


Dr. Marcos Solmesky,
Profesor Emérito de la UCC. Profesor Consulto de la UNC.

Miembro de la Comisión de Contralor de la Especialidad en Medicina del Trabajo, del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba.

“La Ley de Salud Pública 26281 fue sancionada el 8 de agosto de 2007 y promulgada de hecho el 4 de septiembre de 2007. Declara de interés Nacional y asigna carácter prioritario dentro de la Política Nacional de Salud del Ministerio de Salud, a la prevención y control de todas las formas de transmisión de la enfermedad de Chagas, hasta su definitiva erradicación de todo el territorio Nacional.

Es una Ley abarcativa y quizás un tanto ambiciosa en cuanto a la erradicación. Abre un amplio abanico de conceptos y acciones referentes a la prevención y tratamiento, asignando al Poder Ejecutivo su desarrollo en los sectores ambientales, laborales, sanitarios, educativos y en vivienda y hábitat. Señala para ello que debe dictar normas técnicas, programáticas aplicables en todo el país, coordinar y supervisar con las Provincias y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, concertar con otros países endémicos, promocionar instituciones de investigación, etc.
Incluso refiere las responsabilidades de compañías de seguros, empresas, bancos de sangre, donación de órganos, financiamientos, etc.

Es evidente que los autores estudiaron muy bien la temática del proyecto y contaron probablemente con un adecuado asesoramiento.

En cuanto al Art. 5, este expresa textualmente: “prohíbase realizar reacciones serológicas para determinar la infección chagásica a los aspirantes a cualquier tipo de empleo o actividad”. Esto se contradice con lo que hizo Abreu, Médico y Epidemiólogo brasileño, que creó la abreugrafía, fotografía pequeña de la imagen radioscópica del pulmón que se aplicó en hospitales y dispensarios, masivamente para detectar formas imperceptivas e inadvertidas de tuberculosis, con extraordinarios resultados.

En la época de mayor impacto de la endemia tuberculosa que atacaba a todas las clases sociales, permitió diagnosticar casos precoses o avanzados en la población general, en los trabajadores y estudiantes mediante los exámenes preocupacionales. Incluso con ayuda de pruebas de laboratorio.

Constituyó un trascendente aporte instrumental en la lucha antituberculosa.

A semejanza un programa de lucha antichagásica no debe prescindir del estudio instrumental o de laboratorio en los aspirantes a un empleo o actividad, en el examen preocupacional. Ello implicaría un importante paso para el diagnóstico y la prevención de un gran sector de la población.

La Resolucion Nº 112 de la OIT estipula que los gobiernos deben preocuparse por organizar Servicios de Médicos del Trabajo con funciones esencialmente preventivas.

El Comité Mixto OIT/OMS en su segundo informe técnico, señala cinco acciones esencialmente preventivas para esos servicios, de las cuales destacamos la 1º: “Exámenes Médicos (preocupacional, periódicos y específicos). Los exámenes específicos se aplican para riesgos específicos, pre licencias, post licencias y pre transferencia de sección”.

El examen preocupacional no debe ser eliminatorio, cumple tres funciones: estudio médico-sanitario del aspirante, con pruebas complementarias; estudio sexológico, estudio de orientación y selección profesional; y por último, una función educativa preventiva.

No puede obviarse en un programa antichagásico, con todo tipo de pruebas específicas “la sola existencia de reacciones serológicas no significa disminución de la capacidad laboral, por lo tanto debe considerarse apto (el individuo)”. Así nos decía, José Alberto Cerisola, ex director del Insituto Nacional de Diagnóstico e Investigación de la enfermedad de Chagas “Dr. Mario Fatala Chaben.

En 1995, la revista ETHICA, del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba, comentó el libro “Chagas una tragedia silenciosa”, realizado por Médicos Sin Fronteras, publicado por Editorial Losada, del cual transcribimos los siguientes párrafos: “Casi un siglo después del descubrimiento, el acceso a diagnósico y tratamiento para la mayor parte de los infectados sigue muy reducido”

“La OMS/OPS estima que existen unos 18 millones de personas infectadas en el Continente Americano”

“Unos 100 millones más viven con riesgos en zonas endémicas”“En Latinoamérica aproximadamente 4300 muertes son atribuidas a esta patología cada año”Todas estas son razones más que suficientes para no obviar ningún elemento para su estudio, incluído las reacciones serológicas en los exámenes preocupacionales.”


Dr. Victor Alberto Cinelli,
Director del Curso de Medicina Legal y Medicina del Trabajo de la UNC. Profesor consulto de Medicina Legal de la Facultad de Ciencias Medicas de la UNC.

“Yo creo que en el examen preocupacional no podemos dejar de pedir el examen de laboratorio, porque si bien es cierto que nos se debe efectuar discriminación, nuestra premisa es hacer prevención y si el trabajador hace alguna de las complicaciones de esa enfermedad, nosotros los Médicos del Trabajo debemos estar al tanto de sus patologías para hacer la correspondiente prevención, de este modo el trabajo no influirá negativamente en su salud.

La Medicina del Trabajo es la ciencia que utiliza los conocimientos Médicos para aplicarlos a la actividad laboral, es decir tiene como misión estudiar las patologías que tengan relación con el trabajo.

Es una ciencia eminentemente preventiva y por lo tanto debe evitar que el trabajo actúe en forma negativa sobre la salud del hombre que trabaja. Yo estoy de acuerdo que se preserve la autonomía del trabajador, para evitar discriminación, en la enfermedad de Chagas al igual que en los casos de los afectados de Sida, si bien la infección chagásica da complicaciones cardíacas y digestivas, sólo en escasos porcentajes. Creo que es necesario conseguir el consentimiento informado del postulante a ingreso para realizar el estudio de laboratorio a los fines que en estudios periódicos se pueda controlar si existen complicaciones y en este caso alejarlo de tareas de esfuerzo o conducción de vehículos de gran porte.

De este modo se estará cumpliendo con la Prevención que es el fin primordial de la Medicina del Trabajo.”


Dr Roberto Cappelletti,
Médico Especialista en Medicina Laboral, UNC.
Profesor Asociado de Anatomía y Fisiología UN La Rioja. Sede Chamical

“Las reacciones serológicas para detectar la enfermedad de Chagas, si dan positivas, cuando no hay manifestaciones electrocardiográficas y no hay mega esófago o megacolon, no requieren ninguna prevención, sólo un ECG anual.

La consecuencia de esta ley, es que cuando un obrero enferme o muera de causas atribuíbles al Chagas, en regiones endémicas, por ejemplo trabajadores rurales, es que van a poder solicitar indemnización por enfermedad en ocasión del trabajo, y la patronal no va a tener documentación probatoria si la infestación ha sido previa al ingreso o no.
Si el aspirante está infestado y tiene lesión en el sistema cardiovascular, dará signos de bloqueo en el ECG.

Probablemente la intención de la ley sea evitar los rechazos en los preocupacionales por esa causa… No obstante no se justifica su prohibición.”

shadow